Dos fuentes de luz en las bodas

Siempre existirán fotógrafos que prefieran “empalmar” el flash sobre la cámara poner un modo automático en su equipo y terminar así un reportaje de bodas así sin variar ningún aspecto. También hay los que no usan el flash y hasta lo aborrecen. Yo aquí he hablado  bastante sobre el buen aprovechamiento de esta herramienta y sobre la conveniencia de de emplear modificadores y respetar a iluminación ambiental. Aparte de la luz rebotada yo siempre llevo en mi equipaje un Orbis y me da buenos resultados. Pero por si acaso las condiciones son propicias,  conviene que también lleves en tu equipaje  otra fuente de luz, lista para ser empleada simultáneamente con la principal.

Esto no es nada nuevo y muy pronto será casi un estándar para muchos, en la medida que te interese obtener resultados atractivos y algo dramáticos como es mi caso. Si hay sol ya sabes, esta podría ser tu segunda fuente de luz o luz de contra, pero si no hay por alguna razón, un segundo flash podría ocupar perfectamente su lugar. En definitiva lo que se pretende casi siempre es reproducir los esquemas de iluminación naturales a los que estamos acostumbrados. Aunque claro a partir de aquí los resultados solo estarán acotados por los limites de tu imaginación. El empleo de una segunda fuente de luz en una boda tiene como mínimo un par de inconvenientes. El primero es que casi siempre los tiempos son muy ajustados y segundo es que necesitaras o bien llevar un ayudante o recurrir a la ayuda de alguien. Pero esto ultimo es lo de menos siempre encontraras a alguien dispuesto.

 

Ahora bien llegados aquí explico porque digo que deberías llevar una segunda luz si o si. Puedes que no tengas ocasión de emplearlo durante la boda, pero justo en el momento del “vals” de los recién cazados y después durante el resto del baile no tienes excusa para no hacerlo. Primero porque no necesitas un ayudante, simplemente lo montas sobre un pie en una esquina del salón y para eso tienes tiempo. Y segundo porque los resultados son infinitamente mejores que si únicamente empleas una fuente de luz acoplada a tu cámara. Tienes ademas la posibilidad de jugar con varias esquemas, puedes usar indistintamente una o dos luces, puedes cambiar el ángulo moviéndose alrededor de la pareja, o bien pudieras para variar mover ese flash estático por todo el espacio, entre otras.

Para hacerlo podrías simplemente colocar un sensor fotoeléctrico en esa segunda luz. O como es mi caso emplear dos disparadores de radio frecuencia, lo cual te permitirá desactivar en ocasiones una de las dos. Podrías tener ambas luces estáticas sobre un pie, o como hago casi siempre llevar la otra en la mano izquierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s