Mis cámaras analógicas desde el principio.

Esta es la historia de todas mis cámaras, se que para casi todo el mundo esto no tiene ningún interés, pero para mi, esta bien mantener esto a salvo del olvido. Podría comenzar con aquello de que a los 6 años mi padre me regalo una cámara barata, pero no será así. No se exactamente porque razón a esa edad mas o menos, andaba yo con una cámara barata. No le sacaba mucho provecho, y era muy incomodo su funcionamiento pero algo iba haciendo. Sobre todo me hacia fotos a mi mismo y a mis familiares, pero de alguna forma para ese entonces, aquello me interesaba. Y no solo tuve una, fueron varias, recuerdo que costaban 35 pesos, de aquellos años 80 en Cuba, una década bien extraña. Buscando encontré esta pagina, donde aparecen algunos de estos pintorescos modelos de nombre Smena.

Ya en los años de secundaria y bachillerato, tampoco puedo precisar por que motivos, aunque pudo haber sido la influencia de un amigo me pase al formato 6X6 con las Lubitel.  Excelente cámara, también de fabricación rusa, imitación de las famosas Rolleiflex.

Disfrute mucho con estas cámaras, y la magia de aquellos negativos donde solo cabían 12 cuadros. Recuerdo haciendo fotos de mi mismo y haciéndole a quienes se me ponían a tiro, aun guardo esos negativos. También tenia un pequeño flash de la marca Maxell y recuerdo que aquello de hacer fotos en la oscuridad era todo un misterio. Tuve varias de este modelo, recuerdo que una de ellas quedo inutilizada al caer desde una gran altura, en una de mis primeras exploraciones espeleológicas por aquellos años.

La use mucho, y no la soltaba a pesar de lo voluminosa que era, en el servicio militar recuerdo que en unas maniobras militares, la llevaba escondida en la bolsa, en lugar de la mascara antigás. Y casi siempre como me interesaba salir en las fotos la hacia funcionar empleando el retardador de disparo. Cuando entre en la universidad la use menos, aunque al finalizar el primer año de carrera, en en la expedición al Turquino en compañía de Jorge Luis Labrada, Dyango Chavez Cutiño, mi novia Lanet Flores y una amiga de esta, yo llevaba una Lubitel con la que se hicieron las fotos de ese viaje. A partir de aquí transcurrieron dos años en los que no recuerdo una gran actividad fotográfica, incluso en la expedición al Toa viaje sin cámara. Supongo que porque uno de los integrantes era Cristobal Herrera, un apasionado del tema, y confiaba para resolver las fotos que me interesaban.

 

En el cuarto año de la carrera de diseño en el Instituto superior de Diseño de la Habana (ISDI), como parte del temario de clases, se incluía un semestre de fotografía con practicas de procesado incluidas. Esto digamos que fue el detonador, que hizo incluso que comenzara a profundizar la teoría, con algunos manuales de la biblioteca del ISDI Eran bastante actualizados pero he olvidado el famoso apellido de quien los escribía “Lanford” o algo así, de esto hace mas de 10 años. Este renacer lo hice con una Zenit propiedad de mi novia Lanet Flores. Dormía en un cajón y no recuerdo a quien había pertenecido. El empujón lo dio Cristobal Herrera, quien verdaderamente era insistente en eso de trasmitir su pasión a otros y en mi encontró las puertas abiertas.

A partir de aquí cambian las cosas radicalmente, en la expedición al Escambray (1994 ) no estaba mi novia, pero si su cámara Zenit la cual me había quedado en calidad de préstamo. También estaba Gonzalo González uno del los maestros de Cristobal, el cual se empeño enseñándonos, a Joao Lueiro y a mi parte de lo que sabia. Gonzalito era un defensor de Canon, para conocer más de este amigo puedes seguir este enlace. Mis fotos de aquel viaje no fueron muchas, pero estaba experimentando una búsqueda, decía que me interesaba la fotografía abstracta pero en realidad no tenia nada claro. Aunque recuerdo que en un recorrido por La Isla de Pinos también con Cristobal (fanático de Nikon) y Joao, ya las fotos no eran las típicas fotos de viaje y muchos menos abstractas, hacia foto documental, fotos de calle como le llamábamos.

Desde ese verano hasta el siguiente la cosa cambio. Invertí parte de mis ahorros: 500 pesos cubanos, en una cámara alemana Praktica, mucho mejor valorada que las cámaras rusas. Fue una recomendación de mi amigo Raul Cañibano, el ademas me dejo un 24mm de rosca de la marca Pentax y desde ese momento no a existido mejor lente para mi, por aquel entonces decía que no necesitaba mas, y mi opinión actual no es muy diferente. Junto a este amigo y con este equipo al acabar los estudios de diseño emprendí la expedición a Maisí en el Oriente de Cuba. Llevaba mas de 15 rollos, y todos se salvaron de ser confiscados por la policía el día que nos apresaron y nos acusaron de hacer fotos a niños descalzos y a enfermos. Esa aventura termino con nuestra detención por tres días en una cárcel de Guantanamo. Pero como dije tuve la suerte de darle casi todos los rollos a una “amiga” que habría hecho cualquier cosa por mi. De aquí salieron mis primeras fotos por el campo, algún día relatare esta historia.

Poco a poco, ya casi no me interesaba nada mas que hacer fotos: La Habana, las provincias las zonas mas intrincadas de Oriente. Faltaron pocos lugares donde ir, incluso la espeleología tubo que dar paso a mi nueva afición. Mariló una fotógrafa quien por aquel entonces solo era mi novia, fue testigo, en una ocasión en la que recorríamos la provincia de Pinar, del final de la Praktica: se le rompió el obturador, era una muerte anunciada. Fue ella misma la que me dio los 100 USD que costo su reemplazo, supongo que se conmovió al ver mi gran tristeza, “Que me haré ahora” tuve que haber dicho. Mariló era española, pero era simplemente alguien que había terminado la carrera, así que tuve que compensarla por aquel gesto. Y como podía escoger compre una Pentax K1000 una verdadera joya a la cual le venia de maravilla el 24 mm de rosca que ya usaba con la Practica ( cedido por mi amigo Raul Cañibano ) Aquel equipo me encantaba, un buen equipo simplemente te da mucha confianza, yo iba sobrao.

Después ya aquello fue imparable, me gastaba mis ahorros en película, en momentos en los que la cosa estaba bien difícil. Mi salario como profesor de diseño, en la escuela donde me gradúe no sobrepasaba los 200 pesos cubanos (25 USD) pero yo era mas que feliz. Me inicie en el laboratorio con una ampliadora prestada. Luego compre una bastante buena y todo el resto del equipo, supongo que con la ayuda de mi novia fotógrafa de origen español. Aunque muchos otros fotógrafos extranjeros a los que fui conociendo también me ayudaron, yo les hacia de guía y a cambio obtenía material. Pero ademas de eso imaginen lo que es recorrer Cuba al lado de Cristina Garcia Rodero o David Alan Harvey, se aprende mucho eh. Muy pronto tuve un segundo cuerpo una Pentax P30n, con varias ópticas. Por ese tiempo ya controlaba o estaba involucrado activamente en el mercado negro de cámaras de Galeano y san Rafael. Recuerdo que en esa transacción yo le vendí a una turista mexicana el tele, en lo mismo que pagué por la cámara un 50, un 26 y el propio tele, con lo cual el coste para mi fue cero.

Salía de mis clase en el ISDI y pasaba por ese “mercadillo ilegal” camino hacia la Habana Vieja o cualquier otro destino, siempre cámara en mano y disparando. Compraba y vendía, sacaba dinero para materiales y me quedaba con lo que me interesaba. Un día estando en aquel lugar, donde acudía mucha gente con cámaras al cuello, lo cual no quería decir que fueran fotógrafos, sino vendedores, un señor con mucho misterioso me llama aparte y me pide que hablemos alejados de allí. Vamos a un parque cercano y dice que me ha escuchado cuando yo preguntaba por una Nikon, todo esto mientras saca de un bolso una impoluta FM2 y termina: quiero que esto sea para ti. A pesar de todo mi cambalache, estaba
allí era precisamente por aquello. Me hizo la historia: era de un médico que la compro en Israel. Se la dejo, no recuerdo porque motivo y el intento con las bodas pero no era lo suyo. En ese momento su padre esta muy grave y necesitaba el dinero. “No quiero que caiga en manos de un revendedor” por eso no la había enseñado hasta entonces, me dijo.

Dicen que ya hay cosas que nos están predestinas, yo cro que si, tocaba encontrarnos y el precio en verdad era lo de menos. Me pidió 200 USD, mucho dinero en aquel 1996. Fui y busque lo que tenia: 150 USD y complete el resto con mi k1000 valorada en 50 USD. Le dije que con esto resolvería su problema y tendría una buena cámara con la que podía seguir intentándolo si lo deseaba. Yo no quería pedir rebajas, el equipo lo valía y yo le creía. El también sabia que yo empeñaba todos mis ahorros por eso acepto el trato.

En el trato incluía un 50mm y un zoom de muy buen cristal que rápidamente vendí a una extranjero para comprarme un 24mm Nikkor que ya tenia localizado. Una tarde caminando por “Los sitios” un barrio bastante complicado (llevando bolsas en las manos ademas)fuimos asaltados, mi novia y yo por tres personas que supongo que pensaron que ambos éramos extranjeros. Cuando logre soltarme de uno que se me acerco por detrás inicie una una trepidante para tratar de alcanzar al que me arrebato el maletín pero se me escabullo entre unas callejuelas. Junto a mi FM2 también se llevaron la F800 de mi novia y varias ópticas. Aunque debo decir que gracias a mis contactos con los revendedores y la información de varios amigos, en menos de 15 días había recuperado todo incluyendo el bolso, pero es una larga historia. De aquel episodio aun conservo un trauma, necesito llevar siempre junto a mi una navaja, pero lo estoy superando. Este lente y la FM2, la mejor cámara mecánica jamás fabricada, aun los conservo, con este equipo fui a la segunda expedición a Caridad de los Indios en Yateras, en compañía del amigo Eddy Garaicoa.

Poco después toco deshacerme de la Pentax P30 se la deje a una amiga por algo así como 120 USD y me toco esperar hasta que llego la F3 por la que pague mas o menos 200 USD. Esta no fue una buena compra, o estaba tocada, o en una noche húmeda, tirando con mis amigos en “el rincón de San Lazaro” el cerebro informático de este equipo comenzó a tener problemas y en Cuba no había solución para eso.

Lo hice como una inversión simplemente, y aunque tenia un horrible panel superior con colorines, con ella conocí las “ventajas” del autofocus, y de los modernos modos programados.

A fines del 1999 ya estaba decidida mi partida para España y decidí embarcar previamente la FM2 por miedo a que me vieran salir con tantas cámaras sin papeles y esa era la joya de la corona. Fue una mala decisión, ya que en mi ultima expedición a Caridad de los Indios en Guantánamo, un fallo repentino de la F70 me hizo depender únicamente de la F3 la cual tenia serios problemas de medición. Fue desesperante, aun me recuerdo llorando en el monte preguntándome por qué. Después de darle mucha cabeza y tres intentos frustrados, lograba burlar disfrazado de campesino, el cerco de vigilancia que me separaba de la única población aborigen que aun quedaba en Cuba. Pude permanecer 3 días en la zona huyendo de un lado a otro y durmiendo en la maleza, pero fui el primer fotógrafo no oficial que logro hacerlo. Sobre todo por eso, resulto tan frustrante la rotura de ambos equipos, y no haber tenido junto a mi mi FM2.

Al llegar a España arregle la F3 y estuvo en mis viajes por Italia y Marruecos pero luego la vendí junto a algunas ópticas mas para comprarme la primera digital en el 2002, una Canon G2. Después cuando comencé con las bodas, motivado por una reconocida fotógrafa de Tarragona, compre una Nikon D70 en el 2006 creo y mas adelante una D200. Hasta aquí todas mis cámaras.

Anuncios

4 pensamientos en “Mis cámaras analógicas desde el principio.

  1. Pingback: Cámaras compacta II. Esperando por la Fuji X100 « rogelio el fotógrafo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s